27
Aug

La crisis no ha cambiado la mentalidad

Written on August 27, 2009 by Marta Domínguez in Información y tecnología

Green-tree.GIF

La mayor parte de las empresas no creo que se contenten con salir del paso, pero parece que la crisis las ha dejado resignadas. A nivel macro ya hay una lista de países con Japón uniéndose al grupo de Alemania y Francia con crecimiento positivo. En las bolsas, las primeras compañías financieras andan alentadas por los bonos. Si miramos a nivel de compañías, ¿cuántas están realmente aprovechando el momento para utilizar la tecnología y la innovación para buscar alternativas?

“Es imposible saber lo que pasará, tiremos adelante con lo que tenemos”, es uno de los argumentos más socorridos. Sin embargo, es mucho más fácil predecir a dónde nos llevará esa estrategia al final de la tormenta: a un dique seco. La estrategia es diferente por sectores.

El de telecomunicaciones tradicionalmente ha sentido mayor aversión a llegar tarde que ha hacer inversiones demasiado pronto. Lo que tuvo su ciclo álgido en la primera mitad de esta década y que Marieta del Rivero, ex CEO de Nokia España, recordó durante la ceremonia de clausura del curso del IE en julio. Para los que trabajábamos en el sector era la única estrategia válida.

La relación de las empresas de otros sectores con la tecnología era muy diferente. En el caso de las empresas de telecomunicaciones, se trataba de no perder cuota y apostar por los recursos que en un futuro recibirían de los primeros clientes. Las empresas de otros sectores estaban más preocupadas por no perder beneficios, por no canibalizar sus productos, por no incurrir en costes.  La tormenta de la crisis ha igualado los escenarios en los que ahora las empresas, con independencia del sector, tienen que operar.

Los proyectos de reajuste presupuestario han sido comunes. Sin embargo, no creo que se haya seguido con igual rotundidad la segunda recomendación de libro: el uso de innovación y tecnología para aumentar la alternativas del portfolio y generar actuaciones futuras. Precisamente cuando la abundancia de conocimiento fuera de las empresas, así como de tecnologías hace que estas alternativas no exijan grandes inversiones por parte de la empresa. Ya lo avanzaba Henry Chresbrough en sus modelos de negocio para “open innovation” años antes de que la crisis estallara. Claro que un paso importante era el cambio de mentalidad de las empresas para pensar en términos de ecosistemas y alternativas de modelos de negocio en el sentido más emprendedor. Mucho me temo que el panorama actual no ha dado hasta el momento para muchos ejemplos de que esto se esté haciendo. No es descabellado pensar que algunos sectores sufran cambios estructurales después de la crisis, queda por ver el papel que tomarán las empresas entonces. Ya lo dice Edward de Bono, experto en pensamiento creativo: toda la energía que no destinamos a construir, nos destruye.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept