Archive for January/2010

31
Jan

El Internet que viene

Written on January 31, 2010 by Marta Domínguez in Información y tecnología

Las empresas tecnológicas estuvieron de enhorabuena en el 2009. El año de la gran recesión hizo subir al olimpo bursátil a ocho empresas de la nueva economía, en detrimento de las grandes empresas de energía y finanzas. Los datos fueron publicados en un informe de El País y Bloomberg en enero de 2010. Los mayores éxitos han sido los de Google y Apple que aparecen ahora entre las diez gigantes de la economía mundial, siguiendo muy de cerca a Microsoft.

Dicen los economistas que las crisis tienen tres partes: la recesión, la recuperación y la transformación posterior del mercado. El fin de la burbuja tecnológica de hace una década fue muy positivo para el crecimiento de Internet y para el desarrollo de nuevos productos. El navegador Google, el iPod, el Kindle o la Web 2.0 crearon nuevas oportunidades que fueron aprovechadas por empresas de la nueva economía. Pero también por todo aquél que usaba Internet, especialmente en lo referente al consumo gratuito de información, música o videos. La gente se acostumbró a otras opciones de consumo, muy distintas de las tradicionales de compra de productos. ¿Seguirá siendo este modelo de Internet sostenible en la recuperación de las empresas en esta crisis económica global?

Hay varios elementos que apuntan a cambios que ya se están iniciando, aunque su impacto transformador en el mercado de Internet podría llegar a medio plazo. El primero es el efecto tractor de modelos de compra en la red que funcionan entre los consumidores de Internet y que han animado el sector de entretenimiento con nuevas propuestas. A los éxitos de los pioneros iTunes o Spotify para la música, se han sumado hulu o el reciente YouTube rentals para visionado de películas. El segundo hay que encontrarlo en la combinación tecnologías y precios  ajustados que atraigan al consumidor. Por ejemplo, los visionados por un tiempo determinado, sin necesidad de descargas (streaming), o modelos que juegan con la eliminación de la publicidad (quizá la característica más destacada de la rápida popularidad de Spotify). En tercer lugar los intentos por parte de empresas consolidadas en marcar caminos que muevan masas críticas. Entre ellos, la cruzada de Ruper Murdoch y su defensa de “el contenido de calidad no es libre” desde el Wall Street y las cada vez más estrechas alianzas de Google con las empresas de medios. Sin olvidar los movimientos sociales y políticos en defensa de la propiedad intelectual. Aunque sin acciones concretas por el momento, la polémica entre internautas y gobierno es positiva. No creo que establecer normas ayude al desarrollo del mercado, pero doy la bienvenida a un debate necesario para el desarrollo de Internet en su vertiente de negocio. Y es este: cómo combinar la capacidad de notoriedad de Internet para productos, empresas o proyectos personales con el lícito deseo de que las empresas encuentren una fuente de negocio. Es el principio.