Archive for the ‘Web 2.0’ Category

10
Sep

In the web world a good website design and development are critical and sometimes with a quick browse and search we can detect some amazing “things” about some companies , the technology they use and the “big” web design and development mistakes. and in 2013 we still see big mistakes in websites development!
For example Saudi railways organizations (SRO) portal amazingly has as its main webpage (the index.html) webpage, a page dedicated to oracle application server http://www.saudirailways.org/index.html ( in spanish, i’m wondering if the website was developed by any spanish company… see below) while for the SRO customers to access SRO train’s information they have to do it in a very long web link http://www.saudirailways.org/portal/page/portal/PRTS/root
I would suggest SRO web master to put this second web link as the index webpage and remove the current index.html with the oracle information, this would improve the web portal usability a lot!… also it’s a good information for oracle competitors, hackers and so on, now everyone knows that quite for sure SRO is using oracle technology…

sro_indexhtml

16
Nov

El fin de la Web (que conocemos)…

Written on November 16, 2011 by Marta Domínguez in Información y tecnología, Web 2.0

Nos suena menos que las redes sociales, pero el grafo social es un concepto en alza, con valor para la generación de negocio en el mundo digital. Todo el fenómeno tiene su origen en la socialización de la Red de la que escribí hace no mucho un largo artículo. Que se hable de la ventaja económica del grafo social frente a la Web (de todos conocida) donde los links son ordenados por motores de búsqueda de empresas como Google, tiene mucha importancia para todas las empresas, pero especialmente para los emprendedores de negocios digitales. Cuando se abre un nuevo mercado es clave saber cómo se van a promocionar los productos y qué se va a hacer para atraer a los clientes.

Conocer la forma más extendida y habitual en la que los consumidores buscan y encuentran información en la Red es bueno, pero quizás lo es más utilizar la manera que es más efectiva. Sea o no la más habitual. Ahí es donde entra en juego el grafo social y las aplicaciones sociales.

Uno de nuestros emprendedores digitales más internacionales me sirve de ejemplo. Miguel Angel Díez Ferreira es el fundador de Red Karaoke, un negocio de entretenimiento digital de canciones y karaokes para cantantes amateurs y aficionados a la música. La clave de un proyecto como el suyo es generar viralidad y que haya muchos usuarios activos, porque una parte de su negocio está en los servicios Premium y otra en la publicidad. Ellos se han dado cuenta de lo siguiente: es más rentable cambiar el foco de la inversión en marketing, desde la Web tradicional hacia una mayor dedicación al grafo social y la Web 2.0:

“En lugar de dedicar un 80% a aplicar las recomendaciones SEO… optamos por… dar el salto a plataformas fuera de la Web”

“El tráfico ha crecido, pero en plataformas que Trends o Alexa no recogen porque están fuera de la Web… Nuestra facturación creció… en el último año y medio, y el número total de usuarios activos en el conjunto de nuestros servicios se multiplicó por dos”

Todavía hay más. ¿Qué pasa si en lugar del pay per click se usa una nueva métrica, por ejemplo, “amigos de”? Nielsen ha medido el efecto del grafo social y ha encontrado que: “Añadir el nombre de un amigo, foto, o recomendación a un anuncio hace que la gente recuerde el doble el mensaje del anuncio, y multiplica por cuatro la probabilidad de hacer una compra”.

Una de las críticas que todos hacemos a la Web 2.0 es que, con frecuencia, la parte dedicada a las expectativas supera la cubierta por los resultados claros y concretos. Pero el ejemplo anterior es diferente. Con esto la Web 2.0 sí que ofrecería una ayuda específica para que un negocio digital siga creciendo. Claro que, al mismo tiempo, supondría el fin de la hegemonía con la que cuenta el negocio de la Web que conocemos: la compra de palabras para el posicionamiento en buscadores.

14
Apr

La burbuja 2.0 y los buenos negocios

Written on April 14, 2011 by Marta Domínguez in Web 2.0

Recuerdo a compañeros míos relacionados con las tecnologías hablando de que un negocio que tenían entre manos podía ser bueno o malo. Con sus ingresos, sus beneficios y las condiciones que debían de darse en el mercado. Unos meses después, todo el mundo hablaba de modelos de negocio. La última década del siglo XX comenzaba con un interés inusitado por Internet. Cada día aparecía un nuevo negocio que era todo lo bueno que permitía la inventiva.

El uso del modelo de negocio como herramienta para convencer a los inversores llegó a corromperse hasta límites extremos. Estuviera claro o no, fuese viable o no, todas las empresas proclamaban: “mi negocio es bueno, ¡tengo un modelo de negocio!”. Los inversores no invertían en un proyecto: compraban “tu modelo de negocio”. Incluso se hacían muy buenos chistes con ello.

Hasta cierto punto resulta sorprendente que en diez años las burbujas que hemos vivido no hayan tenido nada que ver con Internet. Pero llegó la Web social que ha encandilado a millones de usuarios. ¡De nuevo los modelos de negocio!. Imaginemos que un día a Dilbert su jefe le ordena lo siguiente: “Tienes que crear un producto que haga creer a la gente que es amigo de gente fantasma”. Dilbert (y cualquiera de nosotros) va y le contesta que la idea es ridícula.

Dilbert.com

Pongamos que pasa el tiempo. Tres o cuatro años. ¿Podemos decir hoy que Facebook es un mal negocio? ¿Y Linkedin? ¿Y qué podemos decir de Zynga, creadora de pequeñas granjas de pollos y hortalizas que no existen?

En los datos sobre el beneficio por usuario de estas compañías 2.0 puede verse cosas muy interesantes:

Beneficio por usuario y año
Google: 19,4 $
The New York Times: 6,4 $; Xing: 7 $
Facebook: 3,2 $; Zynga: 3,1$
Twitter: 0,9 $
(El análisis lo ha realizado El País a partir de información de Spiegel Online)

Parece que Xing (con menor tamaño que Linkedin pero con un modelo comparable), Facebook, Zynga, y Twitter son capaces de rentabilizar su burbuja 2.0 en torno a la publicidad, en la que Google es el rey.

Otra cosa son las cantidades que han captado de los inversores para ampliar capital (sobre un paquete accionarial muy pequeño) y sobre las cuáles se han hecho estimaciones del total del valor accionarial si saliesen a bolsa. Esos cálculos arrojan por ejemplo cifras tan exageradas como valorar Facebook en !50 o 65 billones de dólares! No me parece real. Eso sí que creo que contribuye a crear una pequeña burbuja ficticia para otras compañías que explotan lo social, como la firma de cupones descuento de Internet Groupon. Además si algo está de moda, el efecto entre los inversores se contagia.

Una cosa buena que ayuda a normalizar la situación es el proceso de selección natural de los proyectos 2.0 en Internet. El caso de MySpace y otras redes que han desaparecido tras un tiempo de actividad lo confirma. Mientras, otros han salido reforzados, por ejemplo las redes locales nacionales en distintos países (Tuenti, Orkut…) que compiten con Facebook. Esos son al fin y al cabo los buenos negocios. En cuanto a las cifras millonarias de usuarios que se esgrimen como parte del negocio, también los operadores de telefonía móvil estuvieron en esa tesitura cuando su mercado despegaba. Después tuvieron que normalizar sus cuentas dejando de contabilizar los millones de usuarios-fantasma que no usaban realmente el teléfono…

10
Dec

En alguna ocasión he comentado en este blog los efectos negativos asociados a la privacidad y la publicidad. Sea como fuere, lo cierto es que hasta ahora la privacidad y la publicidad en el mundo digital habían recorrido sus propios caminos, sin pisarse el terreno.

Así, las políticas de privacidad en la UE se sustentan en el requisito de contar con el permiso previo del internauta. Sin embargo, se redactaron en 1995 cuando poco o casi nada se sabía sobre los nuevos modelos de negocio que las redes sociales o la Web 2.0 prometerían años más tarde. Y éste era el santo grial de la publicidad segmentada, es decir, la publicidad relevante y específica para cada uno de los millones de consumidores en el vasto mercado de Internet.

Las tecnologías actuales permiten no sólo el uso de cookies para registrar las páginas y el historial de navegación de los consumidores (en comparación con la publicidad contextual de Google), sino la asociación al perfil (e información) de las redes sociales. El usuario puede tener el control teórico de su información, ya que decide, por ejemplo, las páginas en las que se registra. Pero en la realidad, sabemos muy poco de qué información es compartida con qué páginas y, lo que es quizá más importante, con qué objeto.

En este contexto, me ha parecido interesante la iniciativa de la autoridad regulatoria FTC que está proponiendo estos días la instauración de un botón “Do not track” (no rastrear). Algo así como contar con una lista Robinson donde los internautas que no quieran que los anunciantes y las páginas Web en las que no se haya registrado previamente les muestren publicidad, puedan suprimirla.

Algunos responsables de negocios en Internet dudan que la existencia del citado botón tenga impacto significativo, ya que muchos internautas pueden simplemente obviar el botón. Otros, los anunciantes, han respondido con mensajes del posible impacto (negativo) en la oferta e innovación de contenidos libres.

Creo que el problema principal es que el sector de la publicidad en Internet no ha sabido autoregularse para adaptarse al mundo de las tecnologías. Después de todo, ellos deberían ser los más interesados en que la privacidad no obstaculice los nuevos modelos de negocio. Y los ciudadanos también tenemos derecho al olvido en Internet.

3
Nov

Como crear innovación con resultados positivos (última parte)

Written on November 3, 2010 by Marta Domínguez in Innovación, Web 2.0

Esta es la segunda parte de la entrevista con Aurora Garal, la co-fundadora de Worthidea, hablando sobre la creación de innovación en las empresas. Si en la primera parte Aurora nos contaba qué pasos debe seguir una empresa para empezar a trabajar con innovación, ahora nos concreta algunos de los elementos más prácticos para pasar a la acción.

6 ¿De dónde salen las ideas?

Según diversos estudios, las ideas que propician las principales innovaciones empresariales surgen de tres fuentes: empleados, partners y clientes.

Los empleados son los que mejor conocen el funcionamiento de los procedimientos internos de la empresa y pueden tener grandes ideas para optimizarlos. Por otro lado, los clientes  consumen los productos y saben lo que les gusta y lo que no. Así que ¿quiénes mejor que ellos para saber cómo deberían evolucionar los productos?

7  El problema es cuando alguna de las fuentes de ideas, por ejemplo, los clientes, no están canalizadas. ¿Cuál es la historia de Lego?

 La historia de Lego está relacionada con su producto ‘Mindstorms’: un juego de robótica para niños y adultos, que mediante los clásicos bloques de Lego y una serie de componentes electrónicos y sensores permite hacer auténticas virguerías.

Este producto fue desarrollado, desde su lanzamiento a mediados de los 90 hasta 2001, de forma totalmente cerrada en las oficinas danesas de Lego. Tras unos años iniciales para el producto esperanzadores, este no acababa de despegar. Y su continuidad estaba en entredicho. Fue entonces cuando Søren Lund, el director de MindStorms, miró al exterior y se dio cuenta de cómo cientos de usuarios, que no recibían de Lego los componentes y diseños que deseaban, se habían puesto ellos mismos a construirlos.

Auténticas innovaciones para el producto se estaban desarrollando fuera de las oficinas de Lego sin saberlo.

Hay que decir que Lego supo reaccionar perfectamente a esta situación, y empezó a colaborar estrechamente con estos usuarios avanzados. Estos participan en la evolución de Mindstorms y Lego pone a su disposición recursos de la empresa, lo cual ha provocado el gran relanzamiento del producto.

Sin embargo otras muchas empresas no reaccionan igual de bien ante estas situaciones. En vez de aprovechar este impulso innovador externo lo que hacen es intentar reprimirlo. Ha habido casos de empresas que han llegado a demandar a estos usuarios innovadores.

8. ¿Cuáles son los elementos clave de una cultura que fomente la innovación?

Hay muchos factores y nos darían para llenar una nueva entrevista.

En general, una cultura que fomenta la innovación es aquella que no promueve el miedo al fracaso, sino que motiva a los empleados a pensar ideas nuevas y desarrollarlas.

Todos tenemos en mente el ejemplo de Google que da a sus empleados un 20% de su tiempo para desarrollar proyectos propios, pero no es necesario llegar a extremos como ese para tener una cultura de la innovación. Debe ser una cultura que de cierta libertad al empleado para que pueda contribuir en aquellos proyectos o áreas de la empresa que realmente le apasionen.

Se deben habilitar mecanismos y canales para que todos los trabajadores puedan participar en la innovación de la empresa, migrando del tradicional enfoque top-down (poder en manos de pocos que mandan desde arriba) a un enfoque botton-up (de las capas más bajas en las estructuras organizativas más cercanas a los clientes).

Y no sólo es importante dotar a la organización de los mecanismos y canales adecuados, sino que el desarrollo de un buen plan de comunicación e incentivos es clave para lograr el compromiso de toda la organización y el reconocimiento de los desarrollos que se vayan alcanzando.

 Por último, y no por ello menos importante, internamente se deben definir los procesos necesarios para el procesamiento de toda la innovación, así como unas métricas que nos permitan medir los resultados.

9 ¿Se deben incentivar las ideas?

 Se debe incentivar sin duda. Involucrar en los procesos de ideación a los empleados, e incluso a los clientes.

Las empresas que han implantado con éxito un sistema de gestión de ideas han visto compensada con creces su inversión. Tanto por el desarrollo de nuevas innovaciones, disruptivas y evolutivas, como por la involucración y fidelización que consiguen de sus empleados y clientes. 

10 ¿Cómo se gestiona la propiedad intelectual de las ideas?

La propiedad intelectual de las ideas es un tema complejo. En España, simplificando, para poder adquirir cualquier patente o derecho es imprescindible acompañar esa idea de un prototipo o diseño detallado.

Normalmente cuando un cliente da una idea a una empresa no llega a ese nivel de detalle, por lo que la idea que da no está protegida.

Las ideas que los empleados ceden en sistemas de la empresa son propiedad de la empresa. Pero, en cualquier caso, la empresa debe tener un procedimiento que valide que no existe ninguna patente relacionada en el mercado. Esto es independiente de que  la patente sea de la persona que dio la idea u otra persona diferente, ya que existe la creatividad paralela.

 Por este motivo es fundamental una gestión ágil de las ideas, para poder evaluar y priorizar las ideas rápidamente, y así poder llegar lo antes posible a la fase de adquirir la patente, en los casos que esto sea necesario, ya que muchas veces las ideas proporcionan mejoras que ni siquiera son patentables.

26
Oct

Cómo crear innovación con resultados positivos (Parte I)

Written on October 26, 2010 by Marta Domínguez in Innovación, Web 2.0

La semana pasada tuve la oportunidad de hablar con Aurora Garal, co-fundadora y CEO de Worthidea sobre la creación de innovación en las empresas.

Esta es la primera parte de la entrevista

1. Siempre que se habla de innovación hay mucha desinformación. Los propios informes sobre innovación no son claros. Por ejemplo, un porcentaje muy alto de las innovaciones son debidas a pequeños cambios o mejoras en productos ya existentes, frente a innovaciones disruptivas como la aplicación de ciertas tecnologías o nuevos materiales ¿Qué opinión tienes al respecto?

Normalmente, las innovaciones en un cierto campo siguen un ciclo continuo.

Todo comienza con una fase de innovación disruptiva, la cual suele surgir de nuevos avances en campos científicos o tecnológicos, que permite el lanzamiento de productos o servicios muy diferentes a los que hubiera hasta entonces.

Tras ese momento se llega a la fase de las innovaciones evolutivas, en la cual sobre esos productos o servicios lanzados se hacen pequeños (o no tan pequeños) cambios que maximizan su eficiencia.

Ambas fases son imprescindibles, y es por eso que la innovación en I+D, que propicia el surgimiento de las innovaciones disruptivas sigue siendo fundamental. Las evolutivas sin las disruptivas acabarían desapareciendo: porque ¿cuánto más se puede mejorar una escoba?

2 ¿Qué problemas más típicos presenta la innovación abierta y el crowdsourcing en las empresas?

La innovación abierta y el crowdsourcing son fenómenos relativamente nuevos, y como tales muchas empresas son aún reticentes a emplearlos.

Hay empresas que han organizado sus procesos de innovación de una cierta forma durante décadas, y no les apetece cambiar a las primeras de cambio.

Es, sobre todo, un tema de mentalidad. Ciertos departamentos de innovación  son muy reticentes al cambio. Aunque, esto en sí, suene a paradoja. Otras empresas simplemente no están seguras del valor que le pueden dar o tienen miedo por si al abrir este canal supusiera abrir una ventana para que les critiquen.

Por otro lado, una vez que implantas estás culturas necesitas una buena herramienta que te ayude en la gestión posterior de todo el conocimiento. Por ejemplo: Dell al lanzar DellIdeaStorm tuvo a los 2 meses miles de ideas de clientes que no eran capaces de gestionar, al no tener una herramienta adecuada para ello.

 Sin embargo, por nuestra experiencia, una vez se deciden a dar el paso no se arrepienten.

3 ¿Sobre qué aspectos habría que hacer más hincapié y quién debería hacerlo?

 Es importante hacer ver a las empresas que tanto sus clientes como sus empleados están cada vez más capacitados, y que disponen de herramientas como para poder contribuir eficientemente.

Son muchos los casos de clientes que se autoorganizan para evolucionar los productos de la empresa sin involucrar a ésta, como es el conocido caso de Lego.

El camino es aportar los canales de comunicación adecuados para trabajar codo con codo con estas personas, ayudándoles, motivándoles y recompensándoles. De esta forma, estas personas se sienten plenamente desarrolladas y la empresa se beneficia de tener cientos o miles de colaboradores.

También sería bueno que las empresas se decidieran a publicar cifras y experiencias en este sentido para que salten al mercado casos de éxito. Siemens hace poco publicó que el año pasado ahorró 1 Millón de euros gracias a las ideas de sus empleados para mejorar la eficiencia de sus procesos.

Pero todavía la mayor parte de nuestros clientes nos siguen pidiendo anonimato. Y es que no olvidemos que la innovación que tratamos impacta directamente en la visión más estratégica de la empresa.

4 ¿Cómo se empieza a trabajar con ideas y qué empresas, si es que hay diferencias por sectores, lo hacen más? 

 Para empezar a trabajar con ideas lo primero es adquirir una cultura de innovación que motive y recompense la aparición de ideas en la empresa. Un sistema de gestión de ideas será fundamental, pero sin la cultura de innovación no serviría de nada.

Se piensa de forma equivocada que los sectores con profesionales con una mayor formación, como empresas de telecomunicaciones o tecnológicas, son los que obtienen mejores resultado trabajando con las ideas. Sin embargo hemos visto que eso es totalmente falso.

No importa a qué se dedique la empresa ni los conocimientos que requiera. Mientras que esa empresa tenga empleados que realicen un cierto trabajo, dichos empleados tendrán ideas de cómo optimizarlo. Igualmente, si esa empresa tiene clientes que consumen unos productos, dichos clientes tendrán ideas de cómo mejorarlos. Así de sencillo.

5. ¿Qué cosas no deben hacer  las empresas para garantizar el éxito de sus iniciativas de innovación?

El error más habitual es que  no se consiga involucrar al público destinatario en los sistemas de innovación. Es imprescindible explicar correctamente el objetivo de la iniciativa y lo que se espera de cada persona.

El empleado debe ver esto no como una tarea más, adicional a su carga habitual, sino como una oportunidad para expresarse y participar de una forma activa en el futuro de su empresa. Algunos clientes no saben cómo y nos piden que les ayudemos en el proceso inicial.

8
Oct

Web 2.0, Evangelizadores y líderes de la acción

Written on October 8, 2010 by Marta Domínguez in Innovación, Web 2.0

Es curioso como el futuro de los negocios depende de dos clases de “artistas” que, por la propia coyuntura de su trabajo, siempre están en distintos espacios temporales. Me refiero a los evangelizadores de nuevas tendencias y a los líderes de la acción. Comparten objetivo: provocar un cambio. En la empresa, en el negocio, en el mercado. Pero cuando los cronistas de lo que va a venir llevan tiempo hablando de un nuevo concepto, lo desechan para buscar el siguiente.

Algo así está pasando con la Web 2.0. “¡Está pasado de moda!”, me han repetido varios colegas con los que he coincidido esta semana.

Pero, ¿qué porcentaje de empresas y negocios se han subido al carro de la Web 2.0? ¿Cuántos directivos y empresarios tienen planes para la Web 2.0? ¿Para cuántos de ellos esto significa algo más que estar en las redes sociales?

El problema principal que veo es que los CEOs, (y el resto de nosotros también) se pierden si otras personas, que yo llamo los líderes de acción, no traducen las grandes ideas en “cosas” concretas. Por ejemplo, planteándose cómo el fenómeno de lo social, de compartir, de democratizar el acceso, puede utilizarse para crear un producto o un servicio que luego puedan comercializar.

Lo que me ha resultado sorprendente es descubrir que si se buscan, hay casos muy interesantes que han hecho de lo social un medio y no un fin. Algunos de los que pueden servir de inspiración son las historias de negocios que recoge Lisa Gansky en su libro The Mesh.

Claro que os adelanto que se trata de negocios que no responden a la fórmula tradicional…

15
May

La Web 2.0 y la no Web 2.0, en las empresas

Written on May 15, 2010 by Marta Domínguez in Web 2.0

Probablemente, la crisis ha hecho más por la adopción de la Web 2.0 en la empresa, en forma de blogs y cuentas en Facebook y Twitter, que los muchos años de evangelización de los expertos en Internet y nuevas tecnologías. Pero, la simple adopción de una nueva tecnología no es garantía de ningún resultado si la empresa hace las mismas cosas que cuando no tenía esa tecnología. Me he permitido crear una lista:

¿Qué hace una buena Web 2.0?

SÍ: Diseñar una estrategia digital         

NO: Saturar con el marketing online

SÍ: Complementar lo físico y crear información que es original para la Red    

NO: Calcar en un 100% acciones y contenidos disponibles físicamente

SÍ: Tratar a los “seguidores” de nuestra red como clientes

NO: Despreciar el valor de un solo cliente.

SÍ: Buscar la atención de los consumidores

NO: Confundir la reputación (que dan los consumidores) con la marca (que crea el departamento de marketing)

SÍ: Entablar relación con los consumidores, saber quienes son, qué piensan y quieren

NO: Comportarse como un charlatán de feria, que te vende sí o sí.

SÍ: Renovar la relación con los clientes continuamente

NO: Morir de éxito tras conseguir visibilidad.

13
Dec

La vida pública de tus diálogos

Written on December 13, 2009 by Marta Domínguez in Información y tecnología, Web 2.0

Hace diez años una pequeña empresa comenzaba un inusual modelo: la venta de palabras. No faltaron entonces aquellos que cargaban las tintas con incredulidad y sornas hacia el proyecto de compañía. Hoy, en cambio, nadie cuestiona la importancia de los buscadores en el futuro del negocio de Internet y aquella empresa ha pasado a ser la omnipresente Google. La razón es clara: la Red se ha convertido en el lugar de comunicación de compañías, gobiernos, comunidades, clientes, empleados, afacebookccionistas…Y en general, de todo el mundo.

Es difícil impedir que algo que se haga no aparezca en la Red. Ahora bien, todo el mundo puede usar Internet y cada uno lo hace de manera distinta. Las empresas y los gobiernos diseñan sus estrategias de comunicación y relaciones públicas. Buscan crear impacto en sus grupos de interés. En cuanto a los ciudadanos, sólo hace falta echar un vistazo a las redes sociales Facebook, Twitter o las cabeceras de blogs para ver cómo entiende cada cuál su uso de Internet.

 Los que buscan visibilidad escogen los blogs o se van a Twitter, que son los atriles digitales donde exponen sus ideas. Se trata de diálogos públicos, todo aquél que quiera puede seguirlos. La otra opción es la que ofrecen redes como Facebook, que permiten modular tu exposición pública, tus diálogos y todo aquello que digitalmente puedas compartir, ya sean fotos, videos o amigos, a través de la política de control de usuario y privacidad. La regla para estas empresas de Internet es la siguiente: cuánto más se comparta, más relevancia en términos potenciales para mi empresa como negocio; más valor para los posibles anunciantes y más valor para los buscadores.  

Ahora bien, el hecho de que ni Twitter o Facebook hayan encontrado todavía un modelo de negocio (como en su día lo hiciera Google) introduce nuevas variables en el devenir de estos servicios. Y una de las más problemáticas afecta a Facebook. La pasada semana, Facebook hizo públicos los nuevos cambios en la política de privacidad. Aparentemente, se trataba de facilitar al usuario la tarea de decidir qué compartir y con quién en su red, con un rediseño de las opciones de privacidad. La realidad era diferente: Facebook introducía por defecto la opción de compartir con todos; empujando a todo el mundo a aparecer en público. Lo que obliga al usuario a utilizar las nuevas opciones para reducir su exposición a la Red, seleccionando el perfil anterior. Algo que para muchos también resulta confuso, pues no todos los que usan Facebook saben a ciencia cierta cómo han establecido sus opciones de privacidad, o incluso en qué página se encuentran.

 ¿Empujará esto a sus 350 millones de usuarios a abandonar la red? Probablemente no. El gran número de usuarios es la mejor salvaguarda de Facebook. ¿Qué beneficios tiene para el usuario? Probablemente pocos. Porque la Red ya tiene otras redes sociales abiertas como Twitter que nacieron abiertas. En definitiva, el negocio de las palabras seguirá dando que hablar…

28
Nov

Web 2.0 y banca: la cosa va en serio (2)

Written on November 28, 2009 by Marta Domínguez in Web 2.0

logo-banca-2.0

Con el subtítulo “de la estrategia a la práctica”, esta semana se ha publicado en Enter la segunda parte del informe “Web 2.0 y banca”. En ella, se pueden extraer interesantes lecciones de bancos que llevan varios años desarrollando proyectos de Web 2.0, en Europa y en Estados Unidos. Los cuatro aspectos clave analizados han sido: los nuevos perfiles profesionales para la Web 2.0; la elección de los partners tecnológicos; los cambios de paradigma respecto a seguridad y problemas legales; y por último, la adopción y los retos culturales en la organización.

Se trata de que estos ejemplos ilustrativos sirvan como generador de ideas: cómo aplicarlo en otras empresas o negocios.

1 2 3 4

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept